La traducción sobre el discurso científico

Lunes, 15 Septiembre   

No hace falta explicar que la traducción ha permitido a lo largo de los siglos la transferencia de saberes técnicos y científicos entre unos pueblos y otros, facilitando así que algunas de las ideas más notables de las diferentes culturas hayan terminado por convertirse en patrimonio de la humanidad.

En esa transferencia la misión de los traductores ha sido fundamental, pues su tarea no se ha limitado a verter ideas y con ellas, palabras de una lengua a otra, sino que han actuado como copartícipes de la construcción y la difusión del conocimiento, gracias a sus distintos trabajos de adaptación, recopilación, síntesis y divulgación de los textos.

No son pocos los autores que han dedicado sus trabajos a resaltar la importancia de la traducción en la transmisión de las ideas y a destacar los hitos fundamentales del camino recorrido y los nombres más importantes que jalonan esa historia; por lo que no vamos a ocuparnos aquí de ello.

En lo que quizá no se ha insistido tanto es en el modo en que las traducciones han actuado sobre el discurso científico, modificándolo, tanto en su forma como en su contenido. En eso es en lo que nos centraremos ahora, particularmente en el papel desempeñado al respecto por el traductor, aunque sin olvidarnos de otros personajes que han intervenido también en la historia, entre los que destacan el público destinatario, así como los promotores de las traducciones, mecenas y editores, cuyos intereses e intenciones han dejado también su huella sobre los textos y sobre el propio discurso científico.

Quisiéramos, por último, que los ejemplos del pasado de que en general nos serviremos aunque haya también algunos actuales nos ayudaran a relativizar algunas de las situaciones del presente. Precisamente esa es una de las funciones que tiene la historia: dejarnos conocer que mucho de lo que nosotros vivimos ya lo vivieron otros antes que nosotros, lo que nos permite valorar y situar en su justo lugar algunos de los problemas que tanto nos molestan y nos preocupan y a los que a veces no sabemos cómo enfrentarnos.