lunes, 24 septiembre 2018
Buscar Aqui
Ciudad y Estado
(ej: Miami, FL)
Traducción Jurídica E-mail

 

El campo de la traducción jurídica y de los traductores jurados difiere mucho de la situación en España.


Los documentos que se traducen al inglés y que deben presentarse ante autoridades inglesas sólo requieren que un traductor comparezca ante un notario o un Commissioner for Oaths y que manifieste que a su leal saber y entender la traducción es traducción fiel y exacta de su original.


traductorPara las traducciones al español que deben presentarse ante autoridades españolas, naturalmente este sistema no es válido, pero las autoridades españolas admiten el certificado de un notario afirmando que la traducción es fidedigna y luego el sello y la firma notarial se legalizan por el Ministerio de Asuntos Exteriores, que fija la apostilla conforme al Convenio de la Haya.
Existe en Londres una rama del notariado que se denomina «scriveners» y que son notarios públicos que deben especializarse en un idioma extranjero. De hecho hacen las veces en el Reino Unido de los traductores jurados.


El argumento en contra de estos scriveners, que tienen muchos traductores jurados españoles, es que muchos de ellos son nativos ingleses y no son ellos mismos capaces de traducir al español; lo que hacen es contratar a buenos traductores españoles. Las traducciones se cotejan, pero es el notario el que certifica la traducción como si él mismo la hubiese realizado y así el documento es válido ante las autoridades hispanas.


En el caso de países sudamericanos, se aplica el mismo procedimiento, pero la firma y sello notarial en algunos países debe de legalizarse por el consulado pertinente.


En el aspecto de la traducción jurídica, y específicamente de los documentos que precisan legalización, existe una ignorancia total tanto por parte de los clientes como por parte de las agencias. A menudo una agencia me encomienda una traducción y me dice que la quiere certificada, y que simplemente ponga un certificado yo misma en inglés diciendo que la traducción es fiel. Una vez, establecido el motivo del documento, entonces hay que insistir en que es necesario contar con el documento original, por ejemplo en el caso de una partida de defunción.

 
Red de Sitios Latinos
 
Latinos